UN SECTOR EN CONTINUO CRECIMIENTO Y CON UN GRAN FUTURO ECONÓMICO Y LABORAL: LA BIOMASA


Expertos de la cátedra de Energías Renovables y Cambio Climático consideran que España es un país donde la biomasa sólida tiene un potencial enorme, capaz de generar hasta 12.600 empleos en el   mundo rural y generar un volumen de facturación de 1.100 millones
anuales.
 
Expertos en lucha contra el cambio climático, ingenieros, economistas e investigadores asociados a la cátedra de Energías Renovables y Cambio Climático de la Fundación IDEAS, que dirige  Emilio Cerdá, catedrático de Fundamentos del Análisis Económico de la Universidad Complutense de Madrid, coinciden en señalar el  enorme  potencial de crecimiento del sector de la biomasa en  España, un país donde el norte tiene un gran capacidad de  aprovechamiento forestal y el sur, agrícola.

En el marco de un seminario de trabajo celebrado en la Fundación
IDEAS, los asistentes recordaron que, anualmente, como media, 35
millones de metros cúbicos de masa forestal se quedan en el monte, lo que da muestras del recorrido de la biomasa en España.

En la actualidad, España es uno de los países de la UE donde se hace poco uso de la llamada biomasa moderna, pues apenas representa un 3,6% del total del consumo de energía primaria, mientras que en otros países, como Finlandia, ese porcentaje alcanza el 20,4 por ciento. 

Así, habida cuenta de que España tiene el mandato europeo de que
en 2020 el 20 por ciento de su consumo energético proceda de  fuentes de energías renovables,este sector crecerá en contraste con otras energías renovables como la eólica y la solar, que sí ya han progresado y han convertido a España en referente mundial en el desarrollo de energías renovables.

El Plan de Energías Renovables 2005‐2010 marcaba como objetivo
para la biomasa sólida una potencia instalada de 1.317 megawatios, cifra que no se ha alcanzado (solo se ha conseguido el 41 por ciento del objetivo), mientras que otras renovables han superado incluso expectativas.

De haberse alcanzado, según datos que manejan expertos del sector
con los que trabaja la Fundación IDEAS, se habrían creado 8.100 empleos en la fase de construcción y 12.600 empleos en la fase de posterior mantenimiento y alimentación de plantas de biomasa de una potencia de 10 megawatios, y la actividad económica asociada a la biomasa habría supuesto una facturación de 1.100 millones de euros anuales, con una transferencia de renta al mundo rural de 514,25 millones de euros al año.


Según explicó Cerdá, será precisamente el mundo rural uno de los
grandes beneficiados del desarrollo de la biomasa, sector intensivo en mano de obra, que fija población en los pequeños municipios, favoreciendo el desarrollo rural y la disminución de desigualdades interregionales, contribuyendo a mantener limpios los bosques, con los consiguientes beneficios añadidos de disminución del riesgo de incendios forestales, mejora del estado fitosanitario de los montes, reducción del riesgo de plagas, reducción de problemas derivados de vertidos incontrolados de residuos y subproductos, entre otros.

La biomasa (en sentido amplio) está constituida por biomasa sólida
(residuos forestales, residuos agrícolas leñosos y herbáceos, residuos de industrias forestales y agrícolas y cultivos energéticos), el biogás (desgasificación de vertederos, residuos ganaderos como purines o estiércol, lodos procedentes de estaciones depuradoras de aguas residuales o efluentes industriales), los residuos sólidos urbanos renovables (transformados en energía por incineración) y los biocarburantes (biodiesel y bioetanol).

No hay comentarios:

Publicar un comentario